Fanfic: Entre Namek y la Tierra

Fanfics, fanarts, AMV's... trabajos de los fans con la temática de Dragon Ball y todo el Merchandising que podemos encontrar de la serie.

Moderador: SSJFrancisco

Responder
Uzne
Namasté
Mensajes: 5515
Registrado: 03 Mar 2011, 02:47

Fanfic: Entre Namek y la Tierra

Mensaje por Uzne » 06 Feb 2012, 23:10

He hecho este fanfic. No está terminado, que lo sepáis por si no queréis empezarlo. De todas formas ya me he cansado de él y no sé si lo terminaré. Soy un caso y me cuesta horrores terminar las cosas que empiezo.

ENTRE NAMEK Y LA TIERRA
CAPITULO I: UNOS PERSONAJES MUY RAROS
Spoiler:
CAPITULO I: UNOS PERSONAJES MUY RAROS

—¡Ugraup ugraup!

—¡Eutronima uol ugraup oinm!

Tenían los ojos muy grandes, "o a lo mejor sólo es que los abren mucho por la sorpresa de encontrarme aquí" —pensó él.

—¡Filcu ugraup!

Como una realidad mutilada después de su conciencia, aquellas voces fueron suavizándose en su cerebro hasta desparecer. Estaba tranquilo, tumbado en la hierba al lado del río, sintiendo el viento rozarle suavemente el pelo y las mejillas. De repente, la voz de Gohan inundó el lugar. Venía corriendo hacia él, sujetando su gorro con una mano y tropezándose con cada piedra que encontraba en el camino.

—¡Papá! ¡Papá! —gritaba—. ¡Mira! ¡Mira qué he encontrado!

Tenía la otra mano cerrada, y cuando llegó hasta Goku éste pudo ver que apretaba el puño con fuerza. El padre se incorporó mejor.

—A ver qué es eso que has encontrado...

—Espera, papá —dijo el niño—. Tengo que mostrártelo despacio, no vaya a ser que se escape...

—¿Tiene vida?

No tuvo tiempo de contestar. Gohan ya estaba abriendo su pequeña mano. Estaba vacía, pero intentaba agarrarse a su padre.

—Papá, ayúdame...

Gohan estaba en el suelo, gravemente herido y sin más fuerza que la que le permitía levantar una mano. Todo a su alrededor se había desvanecido y ahora un cielo oscuro y manchado de risas histéricas se movía vertiginosamente sobre los dos. Freezer se había vuelto inalcanzable. Ya no era físico lo que tenía. Estaba en todas partes y desde todas partes los miraba.

—¡Sólo sois unos guerreros de clase baja! ¡Sólo sois escoria incapaz de compararse al gran Freezer!

Su burla recorría ferozmente sus cuerpos mientras la mano de Gohan cedía y caía al suelo desgarrando con ello las entrañas de Goku.

—¡Nooooooooo!

—¿Por qué no? ¿Tienes miedo de perder o qué? —dijo Krilin con cara de provocación.

—¿Qué? —balbuceó Goku sorprendido para sus adentros y todavía con el corazón agitado por la angustia. Estaban en su casa, sentados en la mesa. Todo parecía normal otra vez. Chichi cocinaba detrás suyo y Krilín seguía mirándolo, aunque su mirada provocativa había cambiado ahora por una expresión de sorpresa.

—Te veo raro, Goku.

—¿Ah sí? —respondió él con cierta agitación, y después de recorrer el comedor de nuevo con la mirada inquieta añadió—: ¿Dónde está Gohan?

Krilin se rió.

—Goku, por favor... ¿Qué te pasa? Gohan está ahí afuera —dijo mirando hacia la ventana—. Tú mismo le has dado permiso para que saliera a jugar hasta antes de la cena.

Goku miró a través del cristal y efectivamente ahí estaba su hijo correteando detrás de algún animalito. Esto lo tranquilizó.

—Bueno, ¿qué? ¿Vamos a jugar o no?

Volvió sus ojos hacia Krilin. Tenía su codo apoyado en la mesa y le ofrecía su mano con expresión impaciente.

—¡Claro! —dijo Goku al comprenderlo. Apoyó también su codo y cogió de la mano de su rival.

—Déjame respirar un poco, eh... —dijo Krilin con un hilo nervioso de voz—. ¡Venga! —Y entonces empezó a apretar.

Goku dejó que siguiera así sin oponer mucha resistencia. Sólo cuando le había doblado la mitad del brazo empezó a combatirle con más fuerza. Lo miró. Poco a poco sus mejillas iban enrojeciendo hasta que toda su cara fue roja. No apartaba la vista de sus manos en reto y sus ojos estaban cada vez más abiertos. Y Goku dio el empujón final, con bastante más fuerza.

—Patapum!

Le había ganado, pero también acababa de hacer añicos la mesa. Y sucedió lo que temía.

—¡¿Pero qué estáis haciendo?! ¡¿Es que no estáis bien de la cabeza?! ¡¿Dónde vamos a cenar ahora, eh?! —empezó a gritar Chichi cubierta de indignación.

—Lo siento... —dijo Goku, bajando la cabeza.

—¿Que lo sientes? —replicó ella—. ¿Qué clase de marido destroza su casa? No trabajas, no llevas dinero a casa y encima nos la destrozaaaaaaas!!!!! Ohhhh... ¿Qué he hecho yo para merecer esto?

Ella seguía y seguía quejándose. Sus estruendosos gritos se metían en el cerebro de su marido como un cuchillo afilado y poco a poco se fueron convirtiendo solamente en una voz de la que él ya no podía entender su significado.

—Ugraup, ugraup...

Y allí estaban aquellos personajes mirándole de nuevo con sus grandes ojos mientras hablaban entre ellos en aquel extraño idioma que él no podía entender.

Goku quiso moverse, pero las heridas de aquel físico tan resistente en Namek parecían hacer más mella en él ahora que ya había terminado la lucha, y sencillamente el cuerpo no le obedeció. Se percató de que esta vez estaba en una especie de cama, pero aparte de esto nada más sabía de dónde se encontraba ya que aquellos bichos con cara expectante le rodeaban y lo ocupaban todo. Se fijó más en ellos. Eran altos, pero muy delgaduchos, y tenían la piel arrugada y de color amarillo. Las orejas eran muy pequeñas, con una piel también arrugada que caía encima del agujero en el que se supone descansaría el tímpano. Llevaban unas ropas muy raras, con un cuello alto y una pequeña armadura atada al cuerpo con un grueso cinturón y dispuesta diagonalmente sobre la zona del pecho, extendiéndose sólo en forma de hombrera por su lado izquierdo.

De repente, el sonido de una grave voz interrumpió su observación, y poco a poco los personajillos que le habían estado contemplando hasta entonces fueron girando sus cabezas y apartando su mirada del sayano.

—Eiclon ep sop umai.

La voz se acercaba y el resto se apartó para darle paso. En seguida Goku tuvo frente suyo a un individuo todavía más extraño que los demás. Vestía como ellos y se apreciaba que hablaban el mismo idioma, pero no se les parecía en nada ni por su cara, con unas orejas más al estilo humano y con un cuerno ovalado en medio de la frente, ni por el color de su piel, que era completamente morado.

—¡Shi ka terbu! —se limitó a gritar. Entonces, dos de los de la piel amarilla se acercaron a Goku y le ayudaron a sentarse sobre aquella cama. Mientras lo mantenían sujeto, el otro levantó sus manos pronunciando alguna otra cosa incomprensible para el joven sayano, y acto seguido sus ojos se iluminaron dejando salir de cada uno de ellos una luz delgada y de tono levemente rojizo que conectó rápidamente con los dos ojos de Goku. La conexión duró apenas unos segundos. Luego los ojos de aquel personaje volvieron a apagarse y los dos individuos que tenían sujeto a Goku volvieron a tumbarle en la cama.

—¿Qué... qué me ha hecho? —preguntó el sayano casi sin fuerzas siquiera para hablar.

—Descansa, Goku. Ahora debes descansar —dijo el de la piel morada, y luego se dirigió al más bajo de los demás diciéndole—:
—Lup akta surem nu Goku pluani neb.

—Uha, ido —respondió el bajito—. Enuc amí—.Y acto seguido se alejó entre la multitud para volver a los pocos instantes con una especie de grano que le ofreció a Goku.

—¿Qué es esto? ¿Y cómo es que antes usted me ha llamado por mi nombre? —preguntó el terrestre mirando al que conocía su idioma.

—Tómatelo, Goku. Es un medicamento que ayudará a sanar tus heridas. No debes preocuparte: no vamos a hacerte ningún daño. Mañana hablaremos y te explicaré todo lo que quieras saber.

—No estaba preocupado —dijo Goku dibujando una débil sonrisa, y se tomó el grano que el bajito le ofrecía.

Poco a poco y en silencio todos fueron saliendo de la habitación. En cuanto se quedó solo, el joven sayano tardó menos de un minuto en volver a caer dormido.

Y durmió 48 horas seguidas.
CAPITULO II: LA TRAGEDIA DEL PLANETA YADRAT
Spoiler:
CAPITULO II: LA TRAGEDIA DEL PLANETA YADRAT

Cuando despertó se encontraba en otra habitación y el individuo de la piel morada que dos días antes había hablado con él estaba allí.

—Por fin has despertado y estás completamente curado —le dijo.

Efectivamente, las heridas de Goku habían desaparecido y ahora se encontraba en perfecto estado.

—Has dormido durante 48 horas.

—¿Tanto? —respondió Goku.

—Considerando el agotamiento en el que te hallabas, muy poco, diría yo.

—¡Y mis heridas están completamente curadas y cicatrizadas!¡ El medicamento que me dio ha actuado muy deprisa! —exclamó Goku contento mientras levantaba su brazo derecho, sacando el músculo. En este preciso momento unos ruiditos salieron de su estómago.

—¿No tendrá algo de comer? —preguntó el sayano—. ¡Estoy que me muero de hambre!

—Claro. Ya imaginábamos que tendrías hambre y te hemos preparado una mesa, pero antes ponte esa ropa —dijo el personaje morado señalando una silla sobre la cual estaba un traje como el que llevaban todos aquellos seres—. Te hemos sacado la tuya porque dificultaba la curación de tus heridas y la hemos tirado porque estaba muy estropeada.

Goku se acercó a la silla, cogió la ropa y pronto estuvo vestido con aquella indumentaria.

—Ahora, sígueme.

Goku asintió con la cabeza y siguió al personaje morado. Los dos salieron de aquella sala y avanzaron por un pasillo estrecho lleno de puertas.

—Por cierto, no le he preguntado cómo se llama —dijo Goku.

—Mi nombre es Trada, y soy el rey de este planeta, el planeta Yadrat.

—¿El planeta Yadrat?

Trada tomó el pomo de una puerta y la abrió invitando a pasar a Goku primero.

—Adelante.

—Gracias —dijo el sayano.

Era una sala bastante espaciosa, y en el centro estaba una mesa llena de buena vianda.

—Puedes comer cuánto quieras —dijo Trada.

—Ohhhhhh.... ¡Qué buena pinta! —exclamó Goku sin ocultar su entusiasmo—. ¡Gracias! —Y se lanzó encima de la comida como un lobo famélico.

Ni siquiera sabía lo que era, probablemente nada que él conociera, ya que los sabores no se parecían ni por asomo a lo que él estaba acostumbrado. Sin embargo, era tan atroz el hambre que sentía, que le importó bien poco que aquellos sabores no fueran muy apetitosos. Así, los platos empezaron a vaciarse uno tras otro a una velocidad vertiginosa, y, al verlo, el rey mandó hacerle llevar más comida.

Cinco minutos después el sayano se había zampado cuatro veces más lo previsto por Trada, quien no salía de su asombro, y los platos se acumulaban uno encima de otro en hileras repartidas por toda la mesa que el servicio se apresuraba en ir quitando rápidamente.

—Uohhhhhhh... Qué lleno me he quedado.... Hacía tanto que no me sentía tan bien... —dijo Goku con las manos sobre su hinchada barriga y con una enorme expresión de satisfacción en su cara. Luego, poniéndose serio de repente, se levantó y se acercó a Trada.

—Me leyó el pensamiento con aquella conexión de luz, ¿verdad? Por eso sabe cómo me llamo.

—En efecto —respondió el rey—, y por eso mismo es que también puedo hablar en tu idioma.

—Claro, tal y como pensaba.

—Siento haber invadido tu privacidad, pero ahora no sólo puedo hablar contigo sino que también sé que eres una buena persona... —Sus ojos se humedecieron ligeramente. Goku no entendió esa reacción, pero decidió no prestarle demasiada atención.

—Ven —dijo Trada—. Salgamos afuera.

Los dos volvieron a tomar el mismo pasillo por el que habían venido y pronto giraron hacia otro pasillo mucho más ancho y al final del cual había una gran puerta que les dio paso al exterior.

Trada empezó a andar y Goku lo siguió. Se fijó en la expresión severa y afligida del rey y supuso que escondía un gran tormento en su interior, así que mantuvo el silencio esperando a que fuera él quién hablara.

Se encontraban en medio de una cordillera de aspecto desolador, un paisaje áspero, seco y estéril, completamente rocoso, donde sólo en puntos muy concretos parecían crecer algunos brotes de hierba. De un color azul rosado, pero de tono mustio y enfermo, el cielo parecía engullir la luz del sol, que entraba con debilidad. En cambio, el ambiente era increíblemente caluroso, y la atmósfera que se respiraba era asfixiante.

Anduvieron en silencio hasta llegar a un margen de la montaña. Goku se sorprendió que aquella gente viviera en aquella cordillera cuando, abajo, una rica vegetación se extendía por todas partes. De repente, Trada habló.

—Pronto llegará —declaró en un tono de melancolía.

El joven sayano esperó la continuación, pero, viendo que no llegaba, decidió insistir.

—¿Quién llegará?

El rey suspiró y alzó su mirada al cielo. Sus ojos eran profundos y parecían contener la mirada de alguien con una gran sabiduría.

—Yadrat está marcado por la tragedia —dijo mientras bajaba de nuevo la vista hacia la selva.

—¿Por la tragedia? —repitió Goku lleno de curiosidad.

—Sí, por una gran e inmensa tragedia —remarcó el rey—. Verás, nuestro planeta posee un único continente: Unáh, que tiene la particularidad de encerrar el planeta, dándole la vuelta por el ecuador. Todo lo demás es océano, uno al norte de Unáh, y otro al sur.

—Caramba —dijo Goku, interrumpiéndolo—, sí que es bien particular sí...

—Hace ya muchos siglos —prosiguió el rey— un terrible incendio con un frente de más de 3000 kilómetros arrasó el continente. Como comprenderás, el fuego fue imposible de intentar apagar siquiera. Desde ese momento, Yadrat quedó condenado a vivir ese incendio para siempre. La particular superficie de Unáh hace que el frente del fuego le dé la vuelta una y otra vez.

—Ahora lo entiendo... —dijo Goku—. Por eso vivís en esa cordillera...

—Efectivamente —asintió el rey—. La naturaleza rocosa de esta cordillera la convierte en el único punto del continente donde no llega el fuego.

—¿Y cuánto tiempo tarda el frente del incendio en darle la vuelta al continente? —preguntó Goku.

—Cinco años, el tiempo necesario para que la vegetación haya vuelto a crecer. Y ahora ya se acerca. Le faltan sólo unas semanas para llegar hasta aquí y volver a arrasar todo lo que ves —dijo el rey empañado de tristeza y señalando con la cabeza la frondosa naturaleza que recorría bajo la cordillera.

Luego Trada siguió contándole a Goku cosas sobre Yadrat. Le contó que en Unáh habían quedado pocas especies de animales, siendo la mayor parte de ellos extinguidos por el fuego. Habían sobrevivido los más veloces, que corrían delante del frente sin descanso. Podían anticiparse a él unos días para dormir y alimentarse, pero pronto debía volver a empezar su cabalgata. También sobrevivían en Unáh los roedores, que al intuir el fuego se enterraban bajo tierra y permanecían hibernando allí durante un año. Otros más minoritarios salían de su agujero unos días después, cuando ya estaba todo quemado, y se alimentaban entonces de aquella comida que habían ido recolectando y escondiendo bajo tierra hasta que los primeros brotes de naturaleza les permitían volver a sacar de ella su alimento. Detrás del fuego quedaban los carroñeros, que vivían de la carroña de los animales muertos o malheridos.

—Debe ser duro vivir de esta manera —dijo Goku.

—Nos hemos acostumbrado —señaló Trada—, pero cada vez que el fuego se acerca no puedo evitar pensar en cómo serían nuestras vidas si esto nunca hubiese ocurrido. Bajo la cordillera —siguió hablando—, en la frontera entre ésta y la selva, construimos nuestros propios campos de cultivo. Cosechamos grano, legumbres, hortalizas... todo lo que podemos, y lo guardamos aquí para que nos sirva de reserva cuando el fuego se lo haya vuelto a llevar todo por delante. Para el agua lo tenemos más fácil, porque Aguru tiene agua subterránea.

—¿Aguru? —repitió el sayano.

—Así es como se denomina esta cordillera —aclaró el rey—. Construimos varios pozos, y gracias a ellos podemos abastecernos de su agua.

Se hizo un largo silencio. Siempre desde el margen de la cordillera, Trada y Goku contemplaban la abundante selva mientras ráfagas calientes de viento les acariciaban. Parecía mentira que aquellos enormes y exuberantes árboles, de tan espeso follaje y que ahora se enredaban entre ellos ávidos de vida, pudieran desaparecer en pocas semanas.
CAPITULO III: LA OTRA TRAGEDIA DEL PLANETA YADRAT
Spoiler:
CAPITULO III: LA OTRA TRAGEDIA DEL PLANETA YADRAT

—Goku... —dijo el rey de repente—. Todavía no te he dado las gracias.

—¿Por qué debería dármelas? —preguntó él, sorprendido.

—Como te comentaba —explicó Trada—, Yadrat está condenado por la tragedia. Parece que no era suficiente con este incendio maldito, y nos aconteció otra gran desgracia.

—Explíquese mejor —lo instó el sayano.

—Verás, hace unos meses llegó a nuestro planeta un ser malvado que decía trabajar para un tal Freezer.

—¿Para Freezer? —exclamó Goku.

—¿Le conoces verdad? —sonrió el rey—. Tú le derrotaste. Pude verlo cuando te leí el pensamiento.

—Sí, bueno... —dijo Goku también sonriendo y rascándose la cabeza con una mano—. Le gané, pero no pude hacer nada por salvar el planeta Namek. Por cierto... —dijo Goku—, imagino que le leyó el pensamiento como a mí.

—No lo hice. Sólo puedo leer el pensamiento de quién permanece muy quieto.

—Y entonces, ¿cómo se comunicaron?

—A los de Yadrat si alguien nos habla en su idioma, ni que sea por un momento, automáticamente se nos desvela también en nuestra mente todo su lenguaje. No fue tu caso. Estabas tan agotado que pensaba que no podrías ni hablar, así que tuve que leerte el pensamiento. Además, necesitaba asegurarme de que no querías hacernos ningún daño.

Trada hizo una especie de mueca, como si intentara concentrarse, y acto seguido prosiguió con la historia.

—El caso es que este personaje que llegó a Yadrat quería exterminar a todo ser viviente para ofrecerle limpio el planeta a su amo. Nosotros no somos fuertes, pero afortunadamente a través de los siglos hemos desarrollado ciertas capacidades espirituales y ciertas técnicas mentales que nos permitieron pararle los pies a ese despiadado monstruo.

Goku escuchaba con atención y sin perder detalle de todo lo que el rey iba relatando. Le contó que él mismo se enfrentó al monstruo con una técnica muy poderosa que él había bautizado como "cambio de cuerpo".

—¡El cambio de cuerpo! ¡No puede ser!—exclamó Goku.

—Sí, se trata del mismo cambio de cuerpo que tú conoces —dijo Trada—. Luego de haberme quedado con su cuerpo, lo mandé regresar con su nave allí en donde estuviera su amo y advertirle que esto es lo que le pasaría si intentaba volver a atacarnos.

—¡Ahora lo entiendo! —dijo el sayano—. ¡Por eso! ¡Por eso usted tiene una apariencia tan distinta de todos los demás habitantes de Yadrat!

—Sí, mi cuerpo se fue en aquella nave y jamás regresó.

—¿Entonces, Freezer no mandó volver a atacar Yadrat? —preguntó Goku, sorprendido.

—No seas tan impaciente. Todo lo iré explicando a su debido tiempo —replicó Trada.

—Tiene razón, perdone... —dijo el otro riendo tímidamente.

Y entonces le contó que a las pocas semanas dos nuevos enemigos con unas naves idénticas a las que usó aquel súbdito de Freezer llegaron al planeta Yadrat. Explicaron que no querían hacerles daño y que sólo venían para hablar.

—Luego nos propusieron enseñarles nuestras técnicas —dijo Trada—. "Si no accedéis a hacerlo..." amenazaron ellos "...Freezer va a destrozar vuestro planeta". "¡Pues le pasará lo mismo que a vuestro amigo, el que podéis reconocer sólo con mirarme!" les grité yo en tono agresivo, pero entonces el más alto de los dos explicó que, si no aceptábamos la oferta, su amo, con un solo dedo, podía volar Yadrat, desde el espacio y sin llegar a pisarlo.

Trada le explicó a Goku cómo le pidió a aquel monstruo que estuviera quieto, cómo le leyó así el pensamiento y cómo, efectivamente, pudo comprobar la maldad de aquel tirano despiadado y de alma cruel llamado Freezer, pero, sobre todo, cómo constató su fuerza, su aterradora fuerza. Por eso accedió al chantaje, y a los habitantes de Yadrat no les quedó más remedio que instruir a los que se llamaban Ginew y Gurdo en las técnicas mentales que durante tantos siglos habían formado parte del acervo cultural del planeta.

Fue así como aquellos dos individuos, miembros de lo que ellos mismos nombraban como "las fuerzas espaciales", fueron yendo a Yadrat varias veces por semana. Como parecían tener prisa y poca paciencia, los habitantes de Yadrat les enseñaron las técnicas más rápidas y fáciles de aprender. Instruyeron a Ginew en el cambio de cuerpo y a Gurdo en la parálisis del tiempo.

Trada también le explicó a Goku que un repentino día, mientras estaban en Yadrat ejercitando, puliendo y mejorando sus nuevos poderes adquiridos, Ginew y Gurdo fueron llamados por Freezer para acudir de urgencia a una misión. Se marcharon diciendo que iban a reunirse con el resto de las fuerzas espaciales para dirigirse juntos a Namek, y que, terminada su función allí, volverían todos para destruir Yadrat definitivamente, pues ya no necesitaban más de sus servicios.

Por suerte —dijo Trada—, apareciste tú, y con tu fuerza, valentía y coraje acabaste con el destino trágico que nos amenazaba. Gracias...

Sus ojos volvieron a brillar y a humedecerse, talmente como cuando le había explicado a Goku después de comer que le había leído el pensamiento y que sabía que era una buena persona, pero, a diferencia de entonces, ahora el sayano pudo entender el por qué de aquella emoción desbordada: de la nave enemiga que tanto habían temido él y el resto de habitantes de Yadrat no había salido el que les destruyera para siempre, sino el que evitó esa destrucción.
CAPITULO IV: EL SHUNKANIDO
Spoiler:
CAPITULO IV: EL SHUNKANIDO

Entre tantas confesiones, estaba ya cayendo el sol. El día era muy corto en Yadrat, y duraba apenas 15 horas.

—¿Me hablará de las técnicas que son capaces de hacer? —preguntó Goku con gran interés.

—Te hablaré de todas ellas, y, si te apetece, puedo incluso enseñarte alguna.

—¡¿De verdaaaad?! ¡Esto sería genial! —exclamó Goku completamente ilusionado.

—Pero ahora volvamos a casa —dijo el rey volviendo la vista al enorme edificio del que habían salido a mediodía.

No era un castillo porque no estaba fortificado ni cercado por murallas, pero era a lo que más se le parecía y todo el mundo allí se refería a él como tal. Estaba hecho de piedra y tenía dos alas claramente diferenciadas, pero una casi hacía cinco como la otra. En el ala más pequeña vivían el rey y su familia junto con algunos sirvientes, y en la otra tenían su vivienda el resto de los habitantes de Yadrat.

Todo lo que había dentro del castillo lo habían construido ellos con sus propias manos. No había lujos ni los aparatos modernos a que estaban acostumbrados los terrestres. Los habitantes de Yadrat eran una sociedad humilde, que se contentaba con poder comer, tener un sitio en el que dormir, practicar sus habilidades mentales y ver cantar y jugar a sus hijos.

Esta vez entraron por el ala del pueblo. Avanzaron por distintos corredores que estaban llenos de hombres, mujeres y niños de Yadrat paseando por allí: caminaban, o estaban sentados en los bancos que estaban al lado de la pared, o simplemente sacaban la cabeza a través de las puertas, que estaban todas abiertas, pero lo que era igual en ellos es que todos sin excepción alguna iban saludando a Trada y a Goku con gran amabilidad y sin ocultar la curiosidad y el interés por el terrestre.

—Los he convocado a todos esta noche en mi casa —dijo Trada—. Allí les explicaré quién eres y haremos una pequeña fiesta para celebrar que gracias a ti podemos seguir viviendo tranquilos. Naturalmente tú también estás invitado.

—¿Una fiesta? ¿Y habrá comida? —preguntó Goku.

—¡Toda la que tú quieras! Pero... ¡¿todavía te queda hambre después de lo que te has comido al mediodía?!

—¡Claro que sí! —dijo Goku, riéndose—. ¡Mi estómago nunca tiene suficiente!

Y así fue como la paz conseguida gracias al sayano se celebró con gran ánimo y festividad en una hermosa fiesta que duró hasta bien entrada la media noche.

A la mañana siguiente, Goku y Trada salieron del castillo otra vez. Hombres y mujeres de Yadrat salían también desde el ala popular cargados con cestas, espuertas y carros y empezaban a descender la cordillera para ir a recoger el grano cosechado. Los niños correteaban por los alrededores del castillo, chillando y riendo completamente despreocupados.

—Ven —le dijo Trada a Goku—. Vayamos a un lugar más tranquilo.

Aguru, la cordillera, delimitaba con la selva por el sur y con el mar por el norte. Esta vez fueron a la cara norte. Para ello tuvieron que andar un buen rato y, cuando el mar empezó a divisarse frente suyo, Trada le explicó a Goku que se trataba del Océano del Interior, y que en Yadrat todavía existía otro mar, al otro lado de la selva, llamado Océano del Exterior.

El resto de la mañana pasó entretenido mientras el rey le explicaba a Goku su repertorio de técnicas y estrategias y le hacía incluso algunas demostraciones. La compañía del otro era grata para ambos y se notaba que entre los dos había nacido una complicidad y simpatía importantes.

—Bien, ahora te mostraré la última técnica —dijo el rey—. La llamamos "shunkanido", que en tu idioma sería "cambio de lugar instantáneo".

—Un cambio de lugar, eh... —dijo Goku entusiasmado.

—Exacto, un cambio de lugar como su mismo nombre indica. Para hacer esta técnica no hay que conocer necesariamente el lugar de destino, pero siempre tiene que haber en este lugar alguien conocido a quien podamos detectar el ki.

—Entiendo...

—Eso significa —prosiguió el rey— que no hay límites de espacio a la hora de trasladarse con el shunkanido. Tú eres terrestre, ¿verdad? Pues si dominaras esta técnica podrías trasladarte perfectamente hasta la Tierra en un santiamén y sólo con tener esta intención y detectar el ki de algún amigo tuyo.

—¡Es realmente fantástico! —exclamó Goku -¡Hágame una demostración, venga!

—De acuerdo. El truco está en concentrarse en el ki de una persona conocida. Ahora no te muevas de aquí. Vuelvo enseguida.

—¡Aquí le espero! —dijo Goku emocionadísimo.

Trada acercó la mano derecha a su cabeza y sitúo los dedos índice y mediano delante de su frente. Su expresión era seria y de máxima concentración. Dos segundos después, y frente a la mirada anonadada del sayano, desapareció, y casi instantáneamente, por completa sorpresa de Goku, volvió a aparecer llevando de la mano a un niño.

—Lo fui a buscar al castillo —anunció señalando al pequeño.

—¡Esto es absolutamente extraordinario! —exclamó Goku—. ¡Con qué rapidez ha podido ir y volver! ¡Parece increíble!

—Bien —dijo Trada—, me alegro que te haya gustado. Ahora permíteme que devuelva el chiquillo a sus padres de nuevo.

Cuando Trada hubo regresado, Goku le confirmó que, de todas las técnicas mostradas, quería sin duda ser instruido en el shunkanido.
CAPITULO V: LA PREPARACIÓN
Spoiler:
CAPITULO V: LA PREPARACIÓN

El entrenamiento comenzó al día siguiente. Aquel día Goku, Trada, Lupo y Filcu se alejaron del castillo y bajaron junto con el resto del pueblo hacia los campos de sembrado.

Lupo y Filcu eran según Trada los dos hombres de Yadrat que, después de él, tenían el ki más fuerte. El rey pretendía que pasaran algún tiempo juntos con la finalidad que Goku empezara a conocer su ki. En eso estrictamente consistiría su entrenamiento los próximos días.

—No hay otra forma de hacerlo —le había dicho el rey a Goku cuando la noche anterior éste se había quejado por querer empezar a practicar el shunkanido inmediatamente—. Yo tengo que estar a tu lado para guiarte, y tú debes conocer a alguien para trasladarte dónde está.

—Entiendo... Pero... ¿me dejará ir a la Tierra? —había preguntado Goku—. Me gustaría decirles que estoy vivo para que no se preocupen.

—Me temo que esto es imposible. El shunkanido precisamente es una de las técnicas más difíciles de aprender. Te llevará mucho tiempo hacerlo y lo más práctico es que empieces trasladándote a lugares cercanos y que exigen menos concentración.

Por eso los cuatro avanzaban ahora por entre los campos mientras Lupo y Filcu le mostraban al sayano las distintas plantas que cosechaban y le hablaban de la gran cantidad de semillas que utilizaban para su labranza. La tarea agrícola en Yadrat siempre había sido muy importante, ya que desde siempre sus habitantes habían sido un pueblo vegetariano: todas las vitaminas, proteínas y minerales que los alimentaban salían de aquellas tierras, pero, desde el trágico incendio, su actividad recolectora se había tenido que intensificar enormemente para asegurar las reservas cuando todo estuviese calcinado.

Más tarde los cuatro se alejaron de los campesinos y subieron la cordillera desplazándose hacia su norte, por el lado del mar. Allí, Lupo y Filcu también le mostraron a Goku su habilidad en el shunkanido.

—¡Qué ganas tengo de ser capaz de hacer lo mismo! —dijo Goku.

—Paciencia... Sólo unos días más y empezaremos de verdad —lo animó Trada.

—Por cierto, me ronda por la cabeza una duda.

—Sácatela de encima entonces —lo instó el rey.

—Usted me contó que el frente del fuego tarda cinco años en darle la vuelta a Unáh, ¿verdad? Entonces —dijo Goku—, ¿por qué no han construido otra vivienda al otro lado del océano para trasladarse allí y viceversa con el shunkanido cada vez que el fuego se aproxime?

Trada le sonrió, contento de su interés.

—Porque para ello necesitaríamos que alguien de Yadrat ya estuviera allí, y marcharnos todos dejando otra vez a alguien para cuando quisiéramos regresar —explicó—, y antes que dejar a ningún habitante tan solo durante tanto tiempo, preferimos vivir como lo hacemos, trabajar mucho pero estar todos juntos.

—Entiendo...

—La opción de que esta persona se marchara a pie un tiempo antes —siguió el rey— es inviable, ya que debería andar miles de kilómetros.

—¿No tienen barcos ni aviones para que pudiera atravesar el Océano del Interior? —preguntó Goku intuyendo la respuesta.

—No los tenemos —respondió el rey—. Desde nuestros antepasados más ancestrales, que existían mucho antes que se prendiera ese fuego, que forma parte de nuestra cultura el vivir humildemente. Aunque por nuestras capacidades mentales no nos costaría nada modernizarnos como otros planetas, somos completamente reacios a la tecnología.

Fue al oír eso cuando a Goku se le ocurrió que podría enseñarle a volar a Trada para que luego él ejercitara al resto de habitantes de Yadrat en esa técnica. Así, el sayano decidió mostrarle su capacidad para volar, que fue clamorosamente aplaudida por el rey, y a continuación le propuso enseñarle a hacer lo mismo, como recompensa por hacerle de maestro con el shunkanido y para que luego usara lo aprendido, sólo si quería, para llegar al otro lado del continente. Trada aceptó sin dudarlo y profundamente agradecido. Esta vez asumirían la llegada del fuego como siempre, pues ya tenían hechas todas las reservas de comida, pero, para la próxima vez, podrían pensar en el traslado. La llegada de Goku a Yadrat le parecía cada vez más una bendición.
CAPITULO VI: LA LLEGADA DEL FRENTE
Spoiler:
CAPITULO VI: LA LLEGADA DEL FRENTE

El verdadero entrenamiento de Goku en el shunkanido comenzó una semana después. Aquel primer día de aprendizaje fue especialmente duro y decepcionante para el joven sayano.

—Esto es muy difícil... —se enfuruñó—. Llevamos todo el día y no he logrado moverme ni un centímetro...

—Hay que tener paciencia, Goku —le dijo el rey—. Ya te dije que esta técnica te llevaría mucho tiempo.

—Pero yo noto su ki, y me concentro en él y pienso en trasladarme —replicó el sayano refiriéndose a Lupo, que estaba sólo a pocos metros de los dos.

—Te falla el lado de la intención, que es el más complicado de controlar. Piensas en trasladarte, pero en forma de deseo. Te repito que no hay que decirle a tu espíritu que "quieres ir" a donde está Lupo, sino decirle que "vas a ir" allí. Ahora es mejor que lo dejemos. Llevas todo el día intentándolo y estás ya agotado.

—¡No! ¡Sólo una vez más! —dijo Goku—. ¡Estoy seguro que ahora lo conseguiré!

—De acuerdo —le respondió el rey—. Adelante.

Goku puso sus dedos índice y mediano delante de su frente y empezó a concentrarse. El ki de Lupo estaba ahí y podía notarlo. Era una energía ancha y difusa, pero vehemente e intensa. Ahora sólo faltaba lo más importante: concentrarse en ir hasta ella. "Esta vez lo lograré" se dijo a sí mismo el sayano, y luego empezó a pensar: "voy a ir a donde está esta energía, voy a ir a donde está esta energía, voy a ir a donde está esta energía, voy a ir a donde está esta energía...".

—¡Basta, Goku! —gritó Trada, haciendo que saliera de su ensimismamiento—. ¡Llevas 30 minutos intentándolo!

—Uhhh... ¿Tanto? No me había dado cuenta —dijo él enrojeciendo y riéndose tímidamente al tiempo que provocaba también la risa del rey y de Lupo.

—No lo entiendo —añadió luego—. No he parado de concentrarme en la idea de que "iba a ir" hacia Lupo. ¿Por qué no ha funcionado?

—Porque lo piensas con la mente —respondió esta vez el mismo Lupo—, pero no con el corazón.

Aquella noche Goku durmió como un lirón, y toda la tensión acumulada en su mente durante el día halló su escape en apacibles sueños con la Tierra.

Los días y las semanas fueron pasando y Goku todavía no había conseguido transportarse los menos de diez metros que le separaban de Lupo. Fue en uno de estos días cuando, desde lo alto de la cordillera, algunos habitantes de Yadrat se percataron que el frente del fuego estaba ya sólo a pocas horas. De hecho, el habitual ambiente caluroso de la zona se había intensificado enormemente en los últimos días y empezaba a ser insoportable.

La noticia no tardó en llegar a oídos del rey, quien de inmediato convocó al pueblo para informarle de los acontecimientos y darle instrucciones concretas sobre cómo proceder. Ordenó dar aviso urgente a los campesinos, que estaban todavía recogiendo la última siembra, para que abandonaran sus puestos de trabajo inmediatamente y volvieran para reunirse con los demás. Una vez estuvieran todos arriba, nadie, bajo ningún concepto, debía volver a bajar ni al campo ni a la selva. Las mujeres agruparían a los niños, y uno a uno y comprobando que no faltara ninguno se encargarían de meterlos en el castillo y vigilar que no volvieran a salir. Si se mantenía la calma y se hacía todo lo dispuesto correctamente, no había más medidas que tomar.

—Enem upón si mei kutam ver. Puanti entalku so —terminó el rey. O sea: Ya hemos pasado por esto más veces. Confío en vosotros.

Entonces, sin prisa pero sin pausa, los habitantes de Yadrat fueron acatando lo que se les había encomendado. Goku estaba realmente impresionado por el aplomo y la serenidad que conservaban en todo momento. El funcionamiento de esa gente, la forma en cómo vivían arraigados los unos a los otros como si de una gran familia se tratara, le parecía digno de admiración.

Mientras los campesinos se apresuraban en ir llegando a lo alto de la cordillera, mediante el shunkanido la mayoría de ellos, el cielo empezaba a mostrarse cada vez más grisáceo y la temperatura también subía anunciando la inminente llegada del fuego.

De repente, unos chillidos rompieron la entereza con la que hasta ahora se había movilizado el pueblo.

—¡Nuhono!¡Nuhono!¡ Nip crul enop! ¡Nuhono nil crul enop!

Eran los gritos de dos mujeres que después de hacer el recuento acababan de comprobar que les faltaba un niño. Pero el verdadero pánico se desató cuando en intentar captar su ki para ir a recogerlo con el shunkanido resultó que éste era demasiado débil y completamente confuso, además de parecer venir de la selva.

—¡Nuhono vut oup!

El desconcierto y la perturbación empezaron a provocar el llanto de las mujeres, al tiempo que, desobedeciendo las órdenes que había dado el rey, algunos hombres volvían a bajar la cordillera para buscar al desaparecido. Avanzando y propagándose sin control por entre la gran masa de vegetación, el fuego estaba ya sólo a media hora.
IN-INDE-INDEPENDÈNCIA!!!
Imagen
http://uzne.deviantart.com/gallery/

Mi AMV The destiny of Bardock
Spoiler:
Mi fic: Entre Namek y la Tierra


Imagen
Imagenby Ragnar
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

Spoiler:
Imagenby Mura
Imagenby Tch
Imagen¡by Iva!
Imagenby Zamzung
Imagen
Imagen
Imagenby Mura
Imagenby Iva
Imagenby Mena
Imagenby Mura
Imagenby Mura
Imagenby roy
Imagenby Ivalando
Imagenby Mura
Imagenby BS
Imagenby Mura
Imagen
Imagen by Veigue
Imagen by SSJ23
Imagenby Mura
Imagen detalle de BS. Muchas gracias^^
Imagen by Mura
Imagen muchas gracias, Mura!
Imagen mi nuevo Goku por Koku! Gracias!
Imagen
Imagen Muchas graciaaaas BS!!!^^
Imagen roy! gracias!

Imagen
Imagen Gracias Mura^^ es muy bonita!
Imagen Mura! Gracias! ^^
ImagenMuchas gracias Mura!
Imagen
Imagen Fernan^^ Gracias!
Imagen by Mura
Imagen Muchas gracias Fernan!
Imagen
Imagen Gracias SaintSoldier!^^
ImagenMuchas gracias Hal!
Imagen pequeño P-chan! gracias Fernan!
Imagen Gracias Mura!^^
Imagen Muchas gracias Fernan!
Imagen Preciosa firma de Mura!
Imagen Gracias por ese regalo Mura!
Imagen Muchas gracias Fernan!
Imagen Preciosa firma. Muchas gracias Majestic^^
Imagen Mura! Muchas gracias!
Imagen Muchas gracias Mura!
Imagen Gracias Blue Moon!
Imagen Murasame! Gracias!
Imagen Gracias Hal!
Imagen Gracias Mura!
Imagen
Imagen gracias Bardock Sonic:)
Imagen precioso regalito de Mura! gracias!
Imagen gracias Hal! es muy bonita!
Imagen elegante trabajo de Goku78! gracias!
Imagen preciosa firma, Mura!
Imagen gracias Sniper! Me encanta!
Imagengracias Veigue!

Carxus
Supersaiyano 3
Mensajes: 1606
Registrado: 07 Dic 2003, 22:00

Re: Fanfic: Entre Namek y la Tierra

Mensaje por Carxus » 08 Feb 2012, 01:56

A mi me ha gustado, te ánimo a continuarlo :D

UN SALUDO
Imagen

Avatar de Usuario
SSJFrancisco
Supersaiyano Legendario
Mensajes: 6434
Registrado: 14 Jul 2006, 18:55
Ubicación: En la silla ante el ordenador (Motril o Granada)

Re: Fanfic: Entre Namek y la Tierra

Mensaje por SSJFrancisco » 08 Feb 2012, 20:44

La verdad es que eso que dices de que probablemente se quede sin terminar no me anima mucho a leerlo... A ver si lo retomas y entonces ya sí me pondré con él.
Soy un guerrero de corazón pacífico despertado a la batalla por un ataque de ira...
¡SOY EL SUPER SAIYAJIN FRANCISCO!


Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

ImagenImagen

Uzne
Namasté
Mensajes: 5515
Registrado: 03 Mar 2011, 02:47

Re: Fanfic: Entre Namek y la Tierra

Mensaje por Uzne » 08 Feb 2012, 21:25

Gracias Carxus me alegro que te haya gustado :P
La verdad es que eso que dices de que probablemente se quede sin terminar no me anima mucho a leerlo... A ver si lo retomas y entonces ya sí me pondré con él.
Buffff... no te prometo nada la verdad.
IN-INDE-INDEPENDÈNCIA!!!
Imagen
http://uzne.deviantart.com/gallery/

Mi AMV The destiny of Bardock
Spoiler:
Mi fic: Entre Namek y la Tierra


Imagen
Imagenby Ragnar
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

Spoiler:
Imagenby Mura
Imagenby Tch
Imagen¡by Iva!
Imagenby Zamzung
Imagen
Imagen
Imagenby Mura
Imagenby Iva
Imagenby Mena
Imagenby Mura
Imagenby Mura
Imagenby roy
Imagenby Ivalando
Imagenby Mura
Imagenby BS
Imagenby Mura
Imagen
Imagen by Veigue
Imagen by SSJ23
Imagenby Mura
Imagen detalle de BS. Muchas gracias^^
Imagen by Mura
Imagen muchas gracias, Mura!
Imagen mi nuevo Goku por Koku! Gracias!
Imagen
Imagen Muchas graciaaaas BS!!!^^
Imagen roy! gracias!

Imagen
Imagen Gracias Mura^^ es muy bonita!
Imagen Mura! Gracias! ^^
ImagenMuchas gracias Mura!
Imagen
Imagen Fernan^^ Gracias!
Imagen by Mura
Imagen Muchas gracias Fernan!
Imagen
Imagen Gracias SaintSoldier!^^
ImagenMuchas gracias Hal!
Imagen pequeño P-chan! gracias Fernan!
Imagen Gracias Mura!^^
Imagen Muchas gracias Fernan!
Imagen Preciosa firma de Mura!
Imagen Gracias por ese regalo Mura!
Imagen Muchas gracias Fernan!
Imagen Preciosa firma. Muchas gracias Majestic^^
Imagen Mura! Muchas gracias!
Imagen Muchas gracias Mura!
Imagen Gracias Blue Moon!
Imagen Murasame! Gracias!
Imagen Gracias Hal!
Imagen Gracias Mura!
Imagen
Imagen gracias Bardock Sonic:)
Imagen precioso regalito de Mura! gracias!
Imagen gracias Hal! es muy bonita!
Imagen elegante trabajo de Goku78! gracias!
Imagen preciosa firma, Mura!
Imagen gracias Sniper! Me encanta!
Imagengracias Veigue!

Avatar de Usuario
Red XIII
Fusión
Mensajes: 2055
Registrado: 22 Jun 2011, 15:28
Ubicación: A la panxa del bou!

Re: Fanfic: Entre Namek y la Tierra

Mensaje por Red XIII » 09 Feb 2012, 22:31

Escribes bien y se nota :), tienes un vocabulario rico y utilizas la puntuación de un modo coherente (solo que alguna vez no pones la coma en el vocativo, como en "te veo raro Goku." -> sería "te veo raro, Goku"). Pero nada importante ^^

La historia en sí se plantea bastante bien, aunque lo que llevas escrito parece ser solo eso, un planteamiento. Da la sensación de que paraste de escribir en el punto en que la acción de verdad empezaba a transcurrir, lo cual hace que quiera animarte a continuar para satisfacer mi curiosidad. Mi pregunta es: ¿Te has detenido porque no sabes exactamente como continuar la historia? ¿O bien tienes ya pensadas las directrices principales pero no acabas de ver la forma como debes escribirlas?
Spoiler:
Imagino que la clave para resolver el conflicto del planeta va a ser el Shunkanido (explícitamente el Shunkanido de Goku), aunque debo confesar que espero que Goku deba recurrir a transformarse, por algun motivo, en supersayano :-P
Por otro lado, la idea del fuego cíclico y de la historia reciente del conflicto contra Freezer me han gustado. Lo único más o menos ilógico que me ha parecido ver es que Gurdo aprendiera tan tarde el poder del dominio del tiempo. Sin esa habilidad, ¿qué le hacía merecedor de pertenecer al comando Ginyu?
En definitiva, me ha gustado, espero que sigas ;-)
¡Rápido! ¡Arrojad al río las cenizas de ese Fénix!
Imagen
Magnífico regalo de Murasame :-)
Imagen
Preciosa firma hecha por Uzne ^^
Spoiler:
Imagen
Regalo de Murasame!
Imagen
Regalo de Fernan!
Imagen
La primera firma que tuve, hecha por Murasame ^^

Uzne
Namasté
Mensajes: 5515
Registrado: 03 Mar 2011, 02:47

Re: Fanfic: Entre Namek y la Tierra

Mensaje por Uzne » 09 Feb 2012, 23:29

Me alegro que te haya gustado. :P Pues la idea del fuego cíclico está inspirada en una novela de ciencia ficción que leí hace años: El jugador, de Iain Banks.

La verdad es que no sé exactamente porque he dejado de escribir. Sólo sé que me cansé. Sí tengo las directrices de lo que tiene que venir, pero tampoco me termina de convencer. A lo mejor tengo que esperar un tiempo a que me venga una buena inspiración.

Lo de Gurdo tienes toda la razón. Precisamente he tenido algún problema para hacer cuadrar ciertas cosas de la historia, como lo de leer el pensamiento o lo del shunkanido, que podían hacerlo para llegar al otro lado. Para que no me descuadrase la historia pues he intentado aclararlo en fragmentos que resultan algo forzados, y esto también me ha agobiado un poco porque me parecía que cuanto más avanzaba en la historia más explicaciones tenía que dar para sustentar la coherencia.

Gracias por tomarte la molestia de leerlo y por tu opinión :P
IN-INDE-INDEPENDÈNCIA!!!
Imagen
http://uzne.deviantart.com/gallery/

Mi AMV The destiny of Bardock
Spoiler:
Mi fic: Entre Namek y la Tierra


Imagen
Imagenby Ragnar
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

Spoiler:
Imagenby Mura
Imagenby Tch
Imagen¡by Iva!
Imagenby Zamzung
Imagen
Imagen
Imagenby Mura
Imagenby Iva
Imagenby Mena
Imagenby Mura
Imagenby Mura
Imagenby roy
Imagenby Ivalando
Imagenby Mura
Imagenby BS
Imagenby Mura
Imagen
Imagen by Veigue
Imagen by SSJ23
Imagenby Mura
Imagen detalle de BS. Muchas gracias^^
Imagen by Mura
Imagen muchas gracias, Mura!
Imagen mi nuevo Goku por Koku! Gracias!
Imagen
Imagen Muchas graciaaaas BS!!!^^
Imagen roy! gracias!

Imagen
Imagen Gracias Mura^^ es muy bonita!
Imagen Mura! Gracias! ^^
ImagenMuchas gracias Mura!
Imagen
Imagen Fernan^^ Gracias!
Imagen by Mura
Imagen Muchas gracias Fernan!
Imagen
Imagen Gracias SaintSoldier!^^
ImagenMuchas gracias Hal!
Imagen pequeño P-chan! gracias Fernan!
Imagen Gracias Mura!^^
Imagen Muchas gracias Fernan!
Imagen Preciosa firma de Mura!
Imagen Gracias por ese regalo Mura!
Imagen Muchas gracias Fernan!
Imagen Preciosa firma. Muchas gracias Majestic^^
Imagen Mura! Muchas gracias!
Imagen Muchas gracias Mura!
Imagen Gracias Blue Moon!
Imagen Murasame! Gracias!
Imagen Gracias Hal!
Imagen Gracias Mura!
Imagen
Imagen gracias Bardock Sonic:)
Imagen precioso regalito de Mura! gracias!
Imagen gracias Hal! es muy bonita!
Imagen elegante trabajo de Goku78! gracias!
Imagen preciosa firma, Mura!
Imagen gracias Sniper! Me encanta!
Imagengracias Veigue!

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados